CALENDARIO LUNAR 2022

En Ashtanga yoga seguimos la tradición de no practicar durante los días de luna llena y luna nueva. Esos dos días la escuela cierra sus puertas por ser considerados días de descanso. Existen varias razones por las que no practicamos durante los días de luna llena y luna nueva.

luna llena sobre arboles.jpg

Algunas tienen que ver con la tradición hinduista de donde procede nuestra práctica. Pattabhi Jois, maestro de Ashtanga yoga, solía cerrar su escuela esos días para dedicarlos a rituales, cantos y prácticas meditativas específicas y honrar así las festividades regidas por el calendario lunar. Realmente, las celebraciones de casi todas las culturas y tradiciones del mundo – también la nuestra - están relacionadas con los ciclos lunares.

 

Por otro lado, se dice que en esos días del mes la energía de la luna ejerce una influencia tal sobre la tierra y nuestros cuerpos (formados en un 70% por agua) que se recomienda hacer prácticas más suaves o acordes con la energía que disponemos en ese momento. Por lo general en los días de luna llena la energía es más expansiva (se relaciona con el momento álgido de la inspiración). Nos podemos sentir tan cargados de energía hasta llegar a perder el enraizamiento a la tierra. En cambio, a los días de luna nueva suele corresponderle una energía más contractiva (relacionada con el final de la espiración) pudiéndonos sentir calmados o con poca energía y capacidad para una práctica física intensa y dinámica. Esto tampoco es una regla única para todas las personas porque cada una tiene sus ritmos, su historia y sus circunstancias, pero sí puede considerarse una guía en el camino.

 

Sea cual sea nuestra sensibilidad, reconectarnos con los ritmos de la naturaleza es una necesidad urgente para todos los seres humanos que habitamos este planeta. Seguir el calendario lunar es una manera de reconectar y respetar los ritmos circadianos y ciclos naturales, y de sintonizarnos con nosotros mismos y la profundidad de nuestro ser. Reconectar con nuestra verdadera esencia es a donde apunta nuestra práctica de yoga y la naturaleza nos ayuda a ello cuando le prestamos atención y la respetamos. Es un buen ejercicio observarnos en cada momento del mes y sentir cómo nuestra energía va fluctuando, contrayéndose o expandiéndose, para que adaptemos cada actividad (y cada práctica) a cómo nos encontramos cada día. Algunas personas se pueden sentir más sensibles no tanto el mismo día de la luna, sino algunos días antes o después. Cada persona es un mundo y la práctica consiste precisamente en que nos sintonicemos con nuestros biorritmos.

 

Para quienes tengan un compromiso importante con la práctica, no practicar en los días de luna implica tener un tiempo extra al mes para el descanso y la regeneración de nuestro cuerpo.

Calendario lunar 2022

Calendario lunar 2022.png